junio 06, 2011

La Verdad Tras los Números con Elefantes

El siguiente artículo fue escrito por el inglés Brian O´Biren, con relación a la captura y "entrenamiento" de elefantes para espectáculos. Romper el corazón de un elefante, es romper el espíritu a un animal, por demás noble, es humillarlo, obligarlo a convertirse en un bufón lleno de miedo, hambre y sed.

O´Biren al escribir este relato, nos deja anclado en el pensamiento, que el "fruto" de tanta crueldad hacia los elefantes se traduce en ROMPERLES EL ESPÍRITU: "Romper el espíritu es un crimen espiritual. La expiación entonces, presumiblemente ha de ser también espiritual. Habrá un castigoy la responsabilidad de este crimen será compartida entre los perpetradores de la captura y los domadores del animal, y también por aquellos que los ayudan y los inducen, zoológicos, dueños de circos y accionistas y todos aquellos que promueven o impulsan la exhibición del "artículo terminado" -yesto incluye a aquellos que pagan por ver a los animales actores-".


El hombre en el centro de la pista hace sonar su látigo y los grandes elefantes comienzan a trotar alrededor del círculo, sus trompas de cada uno agarradas a la cola del de adelante. Luego hay un silbatazo y los animales se mueven al son de un baile cómico. Grandes monstruos gentiles, ¿no es verdad? Cualquier hombre de circo le dirá que el elefante es el animal más popular bajo la gran carpa. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué son tan fáciles de manejar en el circo? ¿Cómo se le enseña a bestias tan grandes estos delicados trucos?.

Ellos aprenden mediante un rompimiento de espíritu, difícil prueba que lleva meses y a menudo vidas.Yo lo he visto y he vivido en ello. No es ningún placer. En Sumatra, nativos rodeaban a una manada de elefantes y los conducían hacia una empalizada de alrededor de 30 metros de diámetro. Usando gongos, matracas y rifles, los nativos producían un ruido que asustaba a la manada, haciendo que se moviera hacia el conducto que llevaba a la empalizada. Al entrar al conducto, todo el infierno se desata. Todos gritan, los gongos suenan estrepitosamente y los rifles se disparan para hacer que los animales aterrados continúen moviéndose hacia la empalizada. Ya que todos están dentro, se cortan las sogas que detienen la puerta de la entrada y ésta cae hacia abajo por dentro, entonces la presión de los cuerpos de los elefantes es aún más, están hacinados. Se les deja solos hasta que cesan de topetar las paredes de troncos para tratar de tirarlas. Entonces se arman los corrales para domar; los elefantes tienen que ser domados aquí, en la jungla, antes de ser embarcados a zoológicos o circos. Algunos elefantes escapan a la refriega de la doma, pero solamente para tener una muerte lenta. Estos son los que tienen colmillos.

Henrick Boon, holandés dedicado al negocio de los elefantes en Indonesia, antes de que los nativos salieran de cacería, una vez me dijo que los elefantes con colmillos no son costeables para domar. "El marfil que llevan, cuesta casi lo mismo de lo que producirían después de ser domados", dijo. "¿Qué hacen con ellos? ¿Los matan con armas de fuego?", pregunté. "Dispararles cuesta dinero", contestó irónicamente. "Nosotros ponemos a los colmilludos en un corral para domar, que tienen dos postes enterrados en el suelo en forma de V. La cabeza del colmilludo es jalada por entre estos postes hasta que queda atrapada por detrás de las orejas. Entonces unos travesaños son empujados bajo su vientre delante de sus patas traseras y atrás de las delanteras, hasta una altura que casi sus patas pueden solo escasamente tocar el suelo. Ahora está impotente y listo para las vacas". "¿Vacas?", le dije. "Un viejo Rajá, Palem Kok, tiene un par de vacas viejas (elefantas) llenas de cicatrices y le juro que disfrutan de lo que hacen; se acercan pesadamente al colmilludo atrapado y se restriegan en él hasta que se calma y ya no trata de sacar la cabeza del cepo. Entonces los mahouts (guías y cuidadores de elefantes) le ponen cadenas alrededor del cuello y atan a las vacas quienes inmediatamente se separan del colmilludo y las cadenas lentamente aprietan hasta que el elefante patea y gime. En medio de estertores de muerte, de su pequeña boca triangular brota sangre y muere estrangulado, con su cabeza desgarrada por la mitad". Estos son los más afortunados de los elefantes atrapados; para los demás, los problemas sólo están comenzando.

La manada se muere de hambre por días, esto los vuelve menos peligrosos para manejar. Entonces se escoge a uno y se le deja salir de la empalizada hacia el corredor que lo llevará hacia los corrales para domar. Una vez dentro, es acorralado por delante y por atrás; el corredor es demasiado estrecho para que pueda voltearse. Mientras está comiendo ávidamente el alimento con que ha sido atraído dentro del corredor, es atado de sus rodillas y tobillos para que solamente pueda dar pequeños pasos de seis pulgadas a la vez. Su trompa es asegurada para que no pueda matar a alguien con ella y con cuerdas de bejuco se aseguran sus patas delanteras y traseras. Después, picándole con lanzas desde atrás, es gradualmente arrastrado hacia dentro del corral de doma. Con su cabeza firmemente amarrada, su peso es sostenido por barras cruzadas. Y ahí permanece por dos semanas con su primera lección. Durante este tiempo también se le da muy poco de comer. Su "mahout" viene hacia él por primera vez, se sube encima, esquivando los topetazos de su cabeza, tallando sus orejas, aceitando su piel, lavando sus ojos, dándole su pequeña ración de fruta y agua hasta que esté acostumbrado a tener un hombre sobre él. Cuando ese tiempo llega, está listo para su lección más importante.

No se debe olvidar que la trompa de un elefante, aunque puede matar a un hombre con ella, es muy sensible. La mantiene siempre enrollada durante todo el tiempo en que el peligro asecha. Y ésa es parte de la lección.

Cuando veas hacer un número circense a un Animal, recuerda todo lo que éste tubo que sufrir para hacerlo. 

3 comentarios:

  1. Noni esto me hizo llorar, y no pude leer más después de los elefantes que estrangulan, no puedo creer que esto sea real, ¿como es capaz el hombre de hacer esto? es inhumano (ironicamente ¬¬ ) seguiré leyendo pero es que ya no puedo contener el llanto, me imagino la cruel escena y no puedo más

    ResponderEliminar
  2. :( me puso muy mal saber esto...
    Cuando yo era chica (7 años), mis padres solo me llevaban a circos donde NO había animales y yo no entendía porque , ademas de eso me sentía celosa de que mis otros compañeros estén tan contentos después de ir al circo con animales, pero una vez que crecí (9 o 10 años) y fui por primera vez a un circo con animales porque quise saber que era sali sorprendida casi llorando de lo mal que me hizo ver como tratan a los animales y como los trataron y trataran el resto de su vida, así que nunca mas fui a uno de esos circos :( espero que no haya mas de esos. En mi ciudad se están prohibiendo esos circos por el maltrato, lo que me pone feliz aunque deberían hacerlo en todo el mundo ... Besos y obvio CONTRA EL MALTRATO ANIMAL :), por eso quiero ser veterinaria e unirme a Greenpeace o alguna otra asociación :) Me colgué escribiendo perdón jajaja

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente el hombre es el animal mas salvaje, incluso hasta los animales son mas humanos que los hombres-

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...